Con la aparición disruptiva del Coronavirus, la conversación sobre la muerte dejó de ser algo mediatizado y lejano para incorporarse al presente tangible:

  • Se instaló como percepción omnipresente en nuestra vida y con respecto a la de quienes nos rodean.  
  • Se transformó en algo que excede a nuestra capacidad de percepción y control cambiando el valor relativo de los temas y preocupaciones cotidianas.
  • Nos coloca en una vecindad diferente con respecto al miedo y las posibilidades que se abren a lo incierto.

¿Y el día después?

En este contexto, cito palabras de Alejandro Katz (parte de un artículo publicado en La Nación):

“La globalización enseña sus peligros, entre los cuales a la concentración de la riqueza y del poder se sumarán pandemias cada vez más difíciles de combatir. Reconocer esos peligros, y proponer soluciones para ellos, es el primer paso para que la respuesta no venga de quienes quieren levantar muros y cerrar fronteras, con el fin de fortalecer la identidad de sus respectivas tribus”.

Recomiendo leer el artículo: https://www.lavaca.org/notas/byung-chul-han-sobre-coronavirus-la-emergencia-viral-y-el-estado-policial-digital-por-que-la-revolucion-sera-humana/)

De la elección de tales soluciones, sea en una u otra dirección, depende lo que ocurra para amplios sectores sociales excluidos del sistema en diversas formas.

Comprometernos con una mejor calidad de vida implica incluir en un sentido amplio y abarcativo todo ambiente humano.

Mientras no vivamos la inclusión como algo natural, cotidiano, cuidándonos y respetando la naturaleza, las crisis continuarán mostrando su rostro más siniestro.

Es de trascendental importancia que las propuestas de las B-corp y benefit corporation sean incluidas seriamente en las conversaciones de la sociedad global, en el orden del día de las decisiones de la política y el ámbito corporativo, considerando las voces de todos los intereses sociales y superando los sesgos sectoriales de lo que consideremos equitativo.

Evitar atajos que, como señalaba una publicación de Open Democracy, porque dan respuesta a las “preguntas pequeñas”, funcionales al statu quo del poder, en lugar de producir cambios estructurales superadores de un liderazgo que atiende su propia quinta.

Mariano Pupkin- 27/3/20

Ilustración: Nadia Cassullo – #nanicassullo

#diversidad #crisis #inclusión #ecología #bcorp #benefitcorporation #equidad #liderazgo #empowering

Comparta esta publicación!