Emociones, toma de decisiones y coordinación de acciones

Si bien hoy muchas empresas están atravesadas por la crisis económica, el impacto se ve   agravado por el factor humano: la combinación negativa entre la incertidumbre (miedos), las tensiones relacionales que afectan la toma de decisiones y el liderazgo.

A los factores objetivos del contexto les suceden desajustes en las formas de gestión. Aparecen los rumores, se difieren decisiones, se espacian y se generan comunicaciones confusas, se “reparten” responsabilidades, crecen posiciones estratégicas antagónicas, cae la confianza, se incrementa el miedo, se activa “radio pasillo”… y se resiente la coordinación de acciones con impacto directo en la cadena de valor.

Algunas acciones/inacciones de efectos negativos observables en una empresa:

  1. Abuso de reuniones entre algunos miembros sin compartir opiniones con el resto
  2. Los directivos difieren la toma de decisiones
  3. Los directores,  envueltos en el clima de incertidumbre restringen los contactos con los mandos medios y  no comunican claramente
  4. Recarga de consultas en RRHH que no cuenta con información precisa
  5. Corrillos y encuentros casuales que actúan como usinas de rumores
  6. ………

Realimentamos con factores humanos los conflictos objetivos de la situación económica potenciando rutinas defensivas.

Toda ausencia de información genera interpretaciones que se van potenciando y van creando disfuncionalidades.

Las situaciones de crisis son también oportunidad para mejorar la calidad de las comunicaciones, diseñando y compartiendo información, conversando asertivamente, generando un protocolo de comunicaciones regulares, monitoreando emociones y el clima organizacional, sosteniendo con iniciativa las conversaciones difíciles, mostrando calidad de relación en el nivel estratégico aun sosteniendo posiciones diferentes, liderando con el ejemplo y autenticidad.

Se requiere coordinar con anticipación, transparencia e iniciativa para evitar que los hechos impongan comunicaciones de justificación defensivas.

Gestionar las emociones y mensajes, permite que más allá de los efectos negativos de la crisis los participantes perciban el reconocimiento al ser tenidos en cuenta.

En situaciones de crisis podemos preservar información estratégica y no decir toda la verdad, pero lo que decimos debe ser verdad.

Mariano Pupkin

www.empowering.com.ar

#storytelling #brandtelling #empowering #empoweringinfluence #comunicacionefectiva #crisis  #liderazgo

Comparta esta publicación!