Extractos de la Nota publicada por el Área de Comunicación del Instituto Nacional de Tecnología Industrial.

El desafío de re-conocernos y hacernos conocer.

La capacidad de hablar en público se vuelve central para expresar quiénes somos, lo que nos importa y lo que tenemos de valioso para compartir. Las herramientas discursivas que se emplean en las charlas TED, son utilizadas en diversas instituciones y el INTI es el primer organismo público en incorporarlas para mejorar su comunicación.


Expresan la Gerencia de Innovación y Desarrollo y el Área de Comunicación.
“Toda organización que se proponga generar cambios que impacten en la sociedad está obligada a reflexionar periódicamente sobre su misión, sus destinatarios, el modo en que implementa sus acciones y la interacción de su gente.

La iniciativa de promover este entrenamiento en el INTI surge a raíz de las primeras visitas que realizó Javier Ibáñez a los laboratorios, oficinas y centros del Instituto. Ese primer acercamiento en el que muchos le contaron sus historias generó la ¡dea de que era importante que podamos comunicar lo que hacemos hacia afuera con la misma vehemencia y entusiasmo que había percibido en esos encuentros.

A veces no somos conscientes del interés que generan nuestras historias y la importancia que tiene poder transmitirlas al público en un contex­to laboral ya que ofrece herramientas para comunicarnos de forma breve y con gran impacto”.

«Es la primera vez que se lanza una propuesta como esta, con alcance institucional y en una población de esta magnitud», comenta Mariano Pupkin, a cargo de los entrenamientos. «Basán­dome en la experiencia del camino recorrido en este tipo de iniciativas, el impacto fue sumamen­te relevante. Entre los objetivos definidos por las autoridades del INTI había tres muy claros:

  • Que los integrantes de todos los sectores del INTI tomen conciencia y sean comunicadores de la relevancia concreta de sus acciones y el alcance de sus logros.
  • Que estas comunicaciones adquieran relevancia interna, dándole cuerpo y potencia sobre la base de sentirse parte de una cultura orientada fuerte­mente al servicio y la generación de propuestas de valor para la sociedad.
  • Que las comunicaciones potenciaran la impor­tancia de las capacidades del INTI como recurso disponible para la sociedad haciendo perceptible la característica multidisciplinaria de la institución.

Entre las respuestas recibidas de los participantes destaco la mención que hicieron sobre la posibili­dad de haber conocido gente de diversas áreas, y el haber tomado conciencia del alcance de lo que hacen y cómo lo hacen a partir de las historias contadas por los propios protagonistas.

Quiero expresar que quedé conmovido por lo que llamaría una «magia especial» transmitida por la gran cantidad de gente que tuve oportunidad de conocer. Escuché historias muy variadas, viejas, nuevas, proyectos en vigencia de áreas muy diver­sas y todas impregnadas del espíritu muy profundo de servicio y pasión en el hacer. Hay una tradición INTI que atraviesa su cambiante historia y que está sostenida por la gente que lo compone. Se siente, se ve. En el INTI, la conciencia del impacto social de la gestión está muy presente, en una comunidad que desde mi percepción es altamente inclusiva. Destaco la confianza y compromiso de los participantes en el entrenamiento: historias personales y profesionales que conmueven, contadas con la autenticidad de sus protagonistas. Me sentiría injusto mencionando una sola. Cuando tomé contacto con el INTI tuve oportunidad de ver un reportaje al equipo de análisis sensorial, y otro al equipo que participó del proyecto del satélite «fresco y batata»: este fue el inicio de un camino pleno de relatos para mí desconocidos e increíbles.

No todas son rosas pero siempre prevalece el espíritu de una comunidad llena de opor­tunidades. Algo que me impacta es escuchar personas que con orgullo y emoción cuentan que asistieron al jardín de infantes y cuyos hijos hoy también asisten al jardín; personas cuyos padres y familiares trabajaron, se jubilaron en INTI, y transmitieron el orgullo de la Institución. También las historias de quienes deseaban entrar al INTI y cómo vivieron, expectativas y emociones hasta que se incorporaron.

Quiero destacar especialmente el esfuerzo, pro- fesionalidad y predisposición de todo el equipo que lanzó y apoyó este proyecto, desde que lo imaginaron hasta su realización y sostenimiento. Lo hicieron en poco tiempo y con una mirada de largo alcance. Son contadas las organizaciones que ponen de relieve el protagonismo de sus in­tegrantes en la forma abierta, amplia y abarcativa que caracteriza este proyecto INTI.


MARIANO PUPKIN.
Docente y entrenador.
«En el INTI, la conciencia del impacto social de la gestión está muy presente»

Comparta esta publicación!